Lo que pueden lograr los diseñadores web ya rebasa el entendimiento de muchos, pero estos todavía están lejos de conformarse. Ya no entendemos la vida sin nuestro teléfono celular lleno de aplicaciones. En ellos guardamos información personal, contactos, fotos, música, videos, nuestros juegos favoritos, nuestras redes sociales y la lista continúa. ¿Qué sería de nosotros sin nuestro celular?

Y a pesar de que esta dependencia no es del todo saludable, sí nos hace la vida mucho más fácil. Nos ayuda a cocinar, ya que podemos consultar recetas y convertir cantidades; son una excelente herramienta para el estudio; gracias a la cámara podemos conservar momentos para toda la vida; y qué decir del entretenimiento, con la gran variedad de juegos que hay, de diferentes dificultades y tiempo de duración.

Y ese es precisamente el objetivo de los diseñadores web: que utilicemos el celular para todo. Esta estrategia está destinada a las sociedades consumistas, y hace falta muy poco para que caigan en la trampa. La cuestión es que caer en la trampa no es tan terrible.

En un mundo donde cada vez hay que trabajar más y se gana menos, en el que el tiempo es oro, tenerlo todo a mano es esencial, por eso las grandes empresas multimillonarias de telefonía móvil procuran asegurarse a los mejores desarrolladores web del mundo, así estarán siempre a la vanguardia y estarán entre los favoritos de todos. Quienes entienden bien las nuevas tecnologías encuentran los smartphones imprescindibles, guardan toda su vida en ellos, y perderlo es equivalente a que se quemen documentos muy valiosos con información irremplazable. Pero cada día los diseñadores web crean formas de hacer la información más segura y más difícil de eliminar, con respaldos constantes y niveles de seguridad inquebrantables, que ponen a prueba al mejor de los hackers.

¿Quién va a quejarse de tener menos problemas?