En la actualidad, con el creciente aumento de la digitalización de la actividad humana, es cada vez más común que los sitios web constituyan un pilar fundamental en la comunicación social. Esto está presente a diario en casi todas las esferas de la vida, pues, por ejemplo, son muchos los periódicos y revistas, que además de sus clásicas ediciones impresas sobre un papel, también publican su contenido en sus sitios web para que el lector lo pueda disfrutar en todo momento, sin necesidad de cargar con hojas pesadas y grandes; incluso muchos lectores prefieren la versión en línea porque es mucho más interactiva, más ilustrada y puede tener en ocasiones hasta videos. Un adelanto que aún no llega al papel.

También son importantes para el hombre las páginas web relacionadas a la publicidad, pues son una forma sencilla y muy efectiva de promocionar negocios y le facilitan al cliente las compras. Por esto son muy pocos los negocios que en nuestros días no cuentan con un portal en línea.

En Chile, por ser uno de los países que más conexión a internet utiliza en sus transacciones diaria en América Latina, el diseño de páginas web cobra gran fuerza y es uno de los trabajos más cotizados para jóvenes que se hayan especializado en esta rama.

El diseño web mezcla dos ramas muy importantes en la actualidad: la informática y el diseño, porque el portal no solo debe funcionar bien, sino que también debe satisfacer las necesidades tanto del usuario como del dueño, y además debe ser llamativo y atractivo para el visitante y el cliente. Es por esto que el trabajo del diseñador web es complicado en cierta medida, pues debe satisfacer al futuro dueño del sitio web, a los clientes que lo visitarán y además deben cumplir con las normas establecidas como básicas. Es este un trabajo de gran repercusión en la sociedad moderna actual.