Más allá de que el diseño web se puede considerar un arte, existen ciertas etapas y algoritmos que el diseñador no puede violar. Para esto estudian los diseñadores, pues estas claves básicas aseguran el correcto funcionamiento del sitio web y su calidad final.

Primera Etapa

La primera etapa del diseño del portal es escoger cuidadosamente qué información va a aparecer en la página y cómo va a hacerlo, es decir seleccionar las imágenes, mensajes, noticias, videos y otras que se mostrarán en el sitio web. Con este fin se realiza en la mayoría de los casos un boceto del trabajo.

Segunda Etapa

Posteriormente se llega a la fase número dos, en la que se emplea un lenguaje estándar de programación que sea correspondiente a las necesidades del dueño del portal en línea y se emplea para realizar todas las relaciones pertinentes entre la página en sí y las informaciones que con anterioridad habían sido seleccionadas. Además se establecerá el orden que mantendrán las distintas páginas dentro del sitio web y se establecerán los enlaces que conectarán todas estas páginas que conforman el portal en general.

Tercera Etapa

En esa etapa se debe buscar la optimización de la búsqueda en internet dentro de los diferentes programas de búsqueda, con el objetivo de que la información fluya delante de los ojos del usuario y que cada elemento ocupe solo el lugar que le corresponde y no otro.

Etapa Final

La etapa final consiste en la presentación del proyecto a quien se lo haya encargado al diseñador para dar sus valoraciones y en caso de ser necesario corregir los posibles errores que se hayan cometido. En este caso el diseñador debe regresar a la creación del portal para lograr la satisfacción de su cliente en cuestión. Es esta quizás la etapa más estresante e importante del proceso de diseño.