Desde hace décadas los diseñadores web trabajan en aplicaciones y programas para los móviles. Con la primera computadora personal surgieron los primeros juegos y con el primer teléfono inalámbrico con pantalla estos juegos fueron trasladados al nuevo dispositivo. Con el paso del tiempo y el desarrollo de las tecnologías, los juegos fueron mejorando hasta convertirse en complicadas telarañas de estrategias y análisis. Hay cientos de miles de personas adictas a los juegos a través de sus teléfonos, que los hace estar todo el día cerca de la pantalla de su celular. Y esta tendencia va en aumento. Es por eso que es necesario que se den a conocer otro tipo de aplicaciones para móviles que no sean juegos.

Desde que se notó la utilidad de las computadoras se ha estado pensando en cómo sacarles el mayor provecho. De hecho, la función de las primeras computadoras era realizar difíciles cálculos. Hoy todos los dispositivos traen una calculadora integrada. Luego se crearon bases de datos de diferentes temas y surgieron las primeras enciclopedias. ¿Quién no se acuerda de Microsoft Encarta? Este programa ayudó a más de uno. Ahora su sucesor es Wikipedia, página web que todos conocen y utilizan constantemente.

Pero para aquellas personas que no tengan acceso a internet se ideó la forma de que puedan consultar estas fuentes de información: convirtiéndolas en aplicaciones para móviles. Por supuesto que no se actualizan diariamente como la versión en línea, pero sí son muy útiles. Y como Wikipedia hay miles de ejemplos, como diccionarios, traductores, guías telefónicas, entre muchas opciones más. Algunas de ellas deben ser compradas, pero la mayoría son gratuitas. En fin, el desarrollo de aplicaciones móviles abre una puerta al fácil acceso del conocimiento desde cualquier rincón del mundo, lo cual se hace posible gracias al ingenio de muchas personas que vuelcan su conocimiento al servicio de las personas.