Casinos y dinero

Es bien sabido por todos que el mundo de las apuestas mueve mucho dinero. Nos imaginamos suntuosos espacios decorados en oro y piedras preciosas, personas vestidas de gala con joyería y el mayor lujo del mundo. Esta imagen, aunque un poco idealista, no está tan lejos de la realidad. Los casinos recaudan una inmensa cantidad de dinero cada año,y en Chile representan uno de los mayores renglones de ingreso del país.

En 2017, los 18 casinos del país aportaron alrededor de 277 millones de dólares en impuestos, y estos números crecen cada día más. Esta cifra es solo una fracción de las sumas de dinero que mueven estos grandes casinos, como Marina del Sol Calama y Enjoy Antofagasta. Solamente por concepto de entrada a los lugares ya se recauda dinero, luego está lo que gastan en cada máquina, y además el porcentaje que se cobra a quien gane.

Estas sumas exhorbitantes de dinero son empleadas en el crecimiento de la zona, en la protección de las áreas verdes, las playas y otros negocios gubernamentales locales, lo que aumenta el nivel del área y por tanto aumenta el turismo. Si el turismo crece, y además es un turismo de calidad, no sólo gastará más dinero en los negocios del lugar, sino que también visitarán más los casinos, y el ciclo se repetirá.

Es una estrategia de mercado muy provechosa para todos, puesto que el gobierno administra el presupuesto, y con sumas tan grandes es capaz de utilizar una parte para reparar y crear otras instalaciones no turísticas como escuelas y hospitales. Esto sube el nivel de la población, lo cual hace que se fomente la cultura, y esto a su vez trae más visitantes. Todo tiene sentido desde un punto de vista financiero, por lo que los casinos no pierden mucho al pagar estas grandes sumas de dinero en impuestos.